En mi mundo interior | Quién pudiera dominar el tiempo
331
post-template-default,single,single-post,postid-331,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Quién pudiera dominar el tiempo

Quién pudiera dominar el tiempo

Quién pudiera dominar el tiempo. Pararlo a su antojo. Acelerarlo… ponerlo en pausa. Quién pudiera rebobinar, para recordar, o para corregir, o para sentir de nuevo.

Maldito Chronos. Mi gran obsesión vital. El Dios más poderoso de la mitología griega, símbolo del inexorable paso del tiempo que a todo acaba venciendo.

Quisiera saber volver atrás. Poder viajar de nuevo a la niñez, y poder disfrutar los placenteros momentos en los que mi mayor preocupación era hacerme mayor. Deseaba ávidamente que el calendario pasara a la velocidad de la luz, y festejaba hasta el cumplimiento de los meses, sumándome años a los que tuviera, para parecer más grande. Cuántos momentos perdimos en aquel entonces para disfrutar de nuestros seres queridos, y ellos de nosotros. Instantes tirados por la ladera del tiempo que nunca volverían a la cima. Preciosas vivencias arrojadas al pozo del olvido porque nunca fueron, o no pudieron ser.

Quisiera poder hacer que fuera más lento, para saborear mejor los instantes de la felicidad que la vida te regala. Soplos de alegría o placer que fluyen como arena entre tus dedos. Gotas de miel que se deslizan suavemente sobre tu cuerpo para no volver.

Quisiera saber detenerte. Detenerte para poder pararme a contemplar, o reflexionar.. quizá si pudiera haberlo hecho habría reaccionado de un modo distinto aquella vez; o quizá no. Quizá volvería a hacerlo igual, pero al menos ahora sabría que lo hice a conciencia, no por puro instinto, o miedo… o simple supervivencia.

También me gustaría poder acelerarte, para que los momentos más complejos se pasen a toda velocidad: los golpes de la vida, los sufrimientos, las cicatrices….

Qué feliz me haría poder adelantarte (siempre y cuando también supiera volver atrás). Adelantarte para saber qué va a pasar, y no vivir sumido en esa incertidumbre que se ha apoderado de mí.

Pero una vez he imaginado la posibilidad de ir adelante, o atrás, o detenerte, recupero la consciencia para visualizar que el momento que vivo es ahora. Quizá ahora sea el momento de pedir perdón, o por favor, o decir te quiero. Quizá sea simplemente el momento de charlar más y disfrutar de tí.

Lo único cierto, es que Chronos continúa, inexorable, y no hay marcha atrás.

Cuánto me gustaría poder manejar el tiempo. Para poder volver a decirte una y mil veces lo que siempre quise, y nunca me atreví. Para revivir esos momentos de felicidad. Lamentablemente es imposible, o al menos yo no sé cómo hacerlo.

Quién pudiera dominar el tiempo…

 

No Comments

Post A Comment

Si quieres... puedes seguirme en las redes sociales