En mi mundo interior | Querido Papá “Especial La Palma”
404
post-template-default,single,single-post,postid-404,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Querido Papá “Especial La Palma”

Querido Papá “Especial La Palma”

Querido Papá.

En condiciones normales, hoy tocaría hablar de la detención de Puigdemont. Seguro que allá donde estés esta noticia te habrá provocado una sonrisa… Pero hoy no toca hablar de eso.

 Como sabes, son más de 26 los años que hace que elegí vivir en esta tierra. Y aunque soy consciente de que mi acento no acompaña, sabes que sangro una mezcla de salitre y lava. Es por medio de la familia materna de tu nieto como conecto con la sangre palmera, lo cual multiplica hasta el infinito el sentimiento que ahora tengo.  

Lamentablemente la semana pasada me equivocaba. Deseaba que los enjambres sísmicos quedaran en una anécdota, pero la madre naturaleza ha hablado escupiendo lenguas de fuego y lava desde su interior, destrozando a su paso historias, recuerdos y muchos proyectos de vida al margen de un innumerable número de viviendas, carreteras, plantaciones e incluso un colegio.

El inexorable avance del monstruo de fuego ha obligado a desalojar en estos momentos a más de 6000 palmeros, viéndose en muchos casos obligados a dejar la mayor parte de sus pertenencias y recuerdos. 

Hasta la fecha no ha habido que lamentar desgracias personales, más allá de las cicatrices emocionales que la erupción del volcán ha provocado por sus daños colaterales. Daños colaterales que en estos momentos han arrasado un total de 166 hectáreas y ha destruido ya más de 400 edificaciones. El pasado Lunes tuve la oportunidad de desplazarme allí, y conocer de primera mano la complejidad del asunto e intentar entender mejor la devastación provocada.

Estar cerca de un volcán en erupción, es lo más parecido a encontrarse cerca de las puertas del infierno, y estoy seguro de que no eres capaz ni siquiera de imaginar la potencia de su bramido, el tamaño de sus llamas y la ira que desprenden sus brotes de lava.

No sabes la desesperación que se veía reflejado en los rostros de aquellas personas que se habían visto obligadas a evacuar sus viviendas, y simplemente portaban una pequeña mochila con sus enseres más necesarios… el dolor y la desesperanza de sus rostros te atravesaba el alma. 

El gravísimo problema de La Palma debe tener un triple enfoque, papá. Debemos afrontarlo a corto plazo y aportando soluciones inmediatas, pero también con la vista puesta en  el medio y largo plazo. 

Cumbre vieja nos conecta con la esencia de nuestras islas, papá.

Ya lo dice nuestro himno…. 

Soy la sombra de un almendro,
soy volcán, salitre y lava.
Repartido en siete peñas
late el pulso de mi alma.
Soy la historia y el futuro,
corazón que alumbra el alba
de unas islas que amanecen
navegando la esperanza.
Luchadoras en nobleza
bregan el terrero limpio
de la libertad.
Ésta es la tierra amada:
mis Islas Canarias.
Como un solo ser
juntas soñarán
un rumor de paz
sobre el ancho mar.

Himno que como sabes, se adopta bajo la la melodía del Arrorró de los Cantos Canarios de Teobaldo Power, con un texto de Benito Cabrera y que forma parte de nuestra historia más reciente. Y es en ese mismo himno, donde debemos cimentar la compleja fase de reconstrucción a la que se enfrentan nuestros hermanos palmeros.

Soy la sombra de un almendro,
soy volcán, salitre y lava.
Repartido en siete peñas
late el pulso de mi alma.

Es fundamental la unión de las islas, y de los proyectos políticos, y que todos juntos trabajemos aportando soluciones que de alguna manera ayuden a paliar los terribles efectos de esta catástrofe. Debemos hacer de la mar puente de unión entre las islas, y unificar todas las acciones para ayudar a reconstruir La Palma. 

Soy la historia y el futuro,
corazón que alumbra el alba
de unas islas que amanecen
navegando la esperanza.

Como te decía, debemos pensar a corto plazo, y adoptar soluciones inmediatas, como por ejemplo con la dotación de un contingente especial de las Fuerzas Armadas, y trasladar nuestros ingenieros, zapadores y médicos militares para ayudar en estos difíciles momentos que está viviendo la isla bonita y que ayuden a resolver el enorme problema logístico al que se están enfrentando todas las administraciones locales. Por suerte, una vez más, toda la sociedad canaria está volcada en la donación de alimentos, ropa, enseres y productos de primera necesidad. Pero esto aumenta la complejidad logística, y se hacen imprescindible más manos para dar sentido a todo. Papá. No seremos capaces de afrontar el futuro con esperanza, si no aumentamos la seguridad y la confianza.

 Luchadoras en nobleza
bregan el terrero limpio
de la libertad.

Y es pensando en la libertad, donde debemos mirar en el medio plazo, y facilitar a las personas desplazadas y a aquellos que han perdido sus viviendas para que puedan pasar estos difíciles momentos en las mejores condiciones posibles. Para ello es imprescindible plantear de manera urgente alojamientos habitacionales, instalar barracones, residencias prefabricadas o trasladar hoteles flotantes, al menos hasta que pasen los peores momentos.

Ésta es la tierra amada:
mis Islas Canarias.
Como un solo ser
juntas soñarán
un rumor de paz
sobre el ancho mar.
 

Como un solo ser está sufriendo el conjunto de las islas, viendo las terribles imágenes llenas de dolor que llegan desde nuestra querida isla vecina. Pero es en el largo plazo donde hay que trabajar para adoptar soluciones que permita solicitar compensaciones por los daños sufridos a causa de esta catástrofe natural sin que los palmeros tengan que enfrentarse a una carga burocrática inasumible y que pueda retrasar la llegada de esas ayudas. Del mismo modo es preciso aprobar, a la mayor brevedad, una línea de ayudas directas extraordinarias para indemnizar la totalidad de los daños sufridos por la pérdida de viviendas, explotaciones agrícolas y ganaderas; elaborar un plan de actuaciones urgentes para garantizar que la red de riego pueda seguir funcionando en las zonas agrícolas no directamente afectadas por las coladas, así como reconstruir la infraestructura de riego destruida en cuanto sea seguro. Pero también hay que empezar a planificar el nuevo tejido conectivo de la isla, puesto que la colada ha partido en dos a la isla, aislando Las Manchas, Puerto Naos y muchas otras zonas habitadas.

 En definitiva, es fundamental trabajar todos juntos, dejando de lado intereses partidistas y buscar soluciones que ayuden a paliar el terrible daño provocado por la erupción del pasado Domingo.

No quiero, ni puedo, despedirme de ti, sin hacerte saber el orgullo que siento por la labor que están desempeñando miles de héroes anónimos, el afecto que profeso por aquellos que han perdido todo o se han visto desplazados, ni sin mencionar lo increíble reacción del conjunto de los habitantes de las islas canarias, que desde el minuto 1 se han volcado con nuestros hermanos palmeros.  

Papá, son momentos dolorosos como los de La Palma, los que te hacen seguir creyendo en la fortaleza del ser humano y en su capacidad de resiliencia, así como de las maravillosas obras que es capaz de afrontar cuando trabaja unido.

Te seguimos extrañando.

Hablamos la próxima semana.

Un beso fuerte.
Igor.

 

No Comments

Post A Comment

Si quieres... puedes seguirme en las redes sociales