En mi mundo interior | Querido Papá. 1 de Octubre de 2021.
407
post-template-default,single,single-post,postid-407,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Querido Papá. 1 de Octubre de 2021.

Querido Papá. 1 de Octubre de 2021.

Querido Papá.

Aquí estoy una semana más, para contarte las novedades que se han producido en los últimos días. No sabes lo difícil que me resulta conciliar el sueño la noche de los jueves, de los nervios que me produce volver a charlar contigo. Te fuiste en agosto de 2019, pero aún te sentimos aquí, con nosotros.

Como sabes, el 1 de Octubre de 1921 se aprobaba en las Cortes el derecho al sufragio de la mujer, tras un acalorado debate entre las que por aquel entonces eran las únicas diputadas en el hemiciclo: Victoria Kent y Clara Campoamor. A pesar de que desde entonces ha habido no pocos avances, 90 años después seguimos evidenciando que la igualdad real está muy lejos de conseguirse.

También un 1 de Octubre, pero de hace solo 4 años, se celebraba el referéndum ilegal en Cataluña. Uno de los momentos más tristes de la historia reciente de España. Estoy seguro que recuerdas que la semana pasada te hablaba de la detención de Puigdemont en Cerdeña… Una detención que duró menos de 24 horas, y que ha servido a los líderes independentistas para seguir denigrando a nuestras instituciones. Al respecto de esa detención, tu gran amigo Pablo Iglesias, ex político y actual tertuliano no tardaba en decir que estaba casi seguro de que el Gobierno desconocía la operación, y advertía de la existencia de personas infiltradas en el propio gobierno, que podían estar muy interesadas en que esta legislatura se acabe antes de tiempo y que el Gobierno pierda los apoyos necesarios para sacar adelante los presupuestos. Una nueva evidencia de que los presupuestos para superar la crisis del Covid en España, dependen de la libertad de Puigdemont y de los designios separatistas. Son tiempos de unión, y no de ruptura. Aunque algunos siguen sin entenderlo.

Unión es lo que hace falta para afrontar la situación en La Palma, que esta semana se ha visto sumamente agravada. La lengua de lava ha llegado al mar, engullendo en su recorrido más de 800 edificios, fincas, plantaciones y millones de recuerdos. Nada indica que esto pueda mejorar en los próximos días, puesto que la colada sigue avanzando de manera continuada, de un modo cada vez más líquido y abundante, modificando la isla tal y como la conocíamos. Los científicos advierten que la morfología de La Palma sigue cambiando, que su tamaño sigue creciendo y en estos momentos el Delta que se ha formado en la costa supera ya los 500 metros de ancho.

Al margen del destrozo causado en su trayectoria, hay que pensar en los daños que la lava ha ocasionado en las infraestructuras insulares: carreteras, sistemas de regadío, telecomunicaciones, huertos y negocios. Lamentablemente aún no se ha resuelto el asunto del alojamiento a los vecinos que han perdido todo o que han tenido que dejar sus casas, y en su gran mayoría han tenido que resolver por su propia cuenta la búsqueda de un espacio donde dormir.

Hace pocos días el gobierno del Señor Sánchez anunciaba un decreto que recoge una inversión de 5,5 millones de Euros para los afectados por la erupción volcánica dirigidas a la adquisición de viviendas. De lo que no han hablado tanto es que han destinado casi el mismo dinero para reformar el edificio de UGT en Madrid. Debería darles vergüenza. Menuda imagen.

Aunque para imagen, la foto de Kike Rincón que estos días se ha viralizado, una en la que se veía a un recogedor de plátanos intentando salvar los restos de la cosecha, antes de que la lava la destruyera. Una imagen en la que aparecía un joven cubierto de ceniza y portando a sus hombros una piña de más de 70 kilos de peso. Me resulta imposible explicar la potencia del retrato, más entendiendo que son precisas más de 1 millón de palabras para describir al detalle cualquier foto, pero aquel cuerpo sudoroso tiznado de restos de ceniza volcánica, la cara cubierta con la mascarilla sanitaria, ese juego de luces y sombras en mitad de la platanera, con la piña apoyada en la rafia sobre su hombro derecho, avanzando ligero y decidido, simbolizan la unión, fuerza y resistencia de nuestros hermanos de La Palma.

Una unión que no se encuentra a la hora de enfrentarse a los enormes problemas derivados de la inmigración en pateras. Se prevé un incremento de este tipo de embarcaciones en los próximos meses, y esta misma semana Salvamento Marítimo insiste en la precaria situación en que se encuentran. Y ni el gobierno central, ni el autonómico, ponen foco sobre un drama humanitario que ha sesgado más de dos mil vidas desde el comienzo de año y aún no han aparecido ni propuestas ni soluciones. Hay que dejar de hacer política con esto y dotar a nuestros cuerpos de vigilancia marítima de equipos y recursos suficientes para intentar acabar con este drama.

Aunque a la hora de hacer política, en Canarias nos estamos luciendo…. El “Pacto de las Flores”, aprueba sin contar con la oposición el “Decreto Covid”. Un decreto que invade competencias del Ejecutivo central y coarta derechos y libertades de los ciudadanos. Un decreto que desoye el dictamen del Consejo Consultivo, y que sigue centrándose en estrangular el sector del Ocio y la Restauración. Mientras en Canarias seguimos ahogando nuestra economía, y poniendo en jaque el futuro de las islas, en otros lugares como Madrid, anuncian el fin de todas las limitaciones de aforo en interiores y exteriores a partir del próximo lunes. Paradojas provocadas por la descentralización de competencias dictadas por el Gobierno central que hace que todos vayan fuera de compás y cada uno por su lado.

Nada que ver con la sintonía y la pulcritud que supone ver en directo a una orquesta sinfónica. El pasado Sábado tuvimos la oportunidad de ir al cierre de Fimucité, y escuchar el majestuoso homenaje que Diego Navarro dedicó a la memoria del malogrado Ennio Morricone en el Auditorio de Tenerife. Tener la oportunidad de escuchar en directo la BSO de la Misión y el mágico sonido del Oboe del Padre Gabriel, me hizo sentirte de nuevo a mi lado.

Te seguimos extrañando.

Hablamos la próxima semana.

Un beso fuerte.
Igor.

 

No Comments

Post A Comment

Si quieres... puedes seguirme en las redes sociales