En mi mundo interior | Las mejores cosas de la vida son Gratis…
289
post-template-default,single,single-post,postid-289,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Las mejores cosas de la vida son Gratis…

Las mejores cosas de la vida son Gratis…

Las mejores cosas de la vida son gratis. A veces uno tiene la impresión de que sin dinero es imposible ser feliz. De que lo material es imprescindible. Nos venden constantemente en los medios  y agencias de comunicación que pueblan el planeta que si no tienes el último modelo de ese coche tan chulo no estarás realizado; si no te impregnas de la colonia de esa super-modelo la gente te mirará distinto; que es preciso tener el último Iphone para poder presumir ante tu entorno de que eres chic, que estás a la última y que te sobra la pasta…

Pues yo pienso que no. De hecho, estoy seguro, de que las mejores cosas de la vida son gratis. De hecho, incluso me atrevería a decir que no hay dinero en el mundo que pueda pagarlas.

Nacer, crecer, querer, aprender, amar… Es gratis, o puede serlo. Y no hablo de lo que está alrededor de las cosas, porque seguro que habrá alguna mente obtusa que dirá… para poder aprender es necesario invertir dinero; o para crecer es necesario comer, y para poder comer hace falta dinero. No. No hablo de lo que está alrededor de los hechos. Hablo del hecho en sí. De la esencia. Del acto en sí mismo.

Es momento de eliminar prejuicios, tabúes, etiquetas y consignas atornilladas en nuestro cerebro. Y te invito a valorar la vida en su estado puro.

Te animo a ver la vida desde otra perspectiva, y quedarte con el tuétano de las cosas. Quizá sea momento de coger de la mano a la persona que quieres, de mirarla a los ojos, y decirle te quiero. O si aún no se ha arraigado ese sentimiento, porque quizá sea demasiado pronto, de disfrutar esos instantes juntos. Esas primeras conversaciones. Hablar es gratis. Mirar es gratis. Rozarse es gratis.

Los besos son gratis. Dale más besos a tu gente: A tus hijos, a tus padres, a tus primos, a tus amigos. Dale más besos a tu pareja. Muchos más besos. ¿Cuánto hace que no le das un beso apasionado a tu mujer? Vete al monte, coge unas flores, hazle un ramo silvestre y al llegar donde ella… mírala a los ojos, dile que la quieres, y plántale un besazo en los morros que la transporte a la juventud.

Soñar es gratis…. ¿Cuánto tiempo hace que no sueñas con los ojos abiertos? Acércate a un lugar tranquilo, escucha el sonido de los pájaros, báñate del olor que te rodea, y mira en tu interior… ¿Estás haciendo lo que soñabas de pequeño? ¿Llevas el camino adecuado para conseguir tus objetivos? Habla contigo mismo y busca tus respuestas.

Pensar es gratis… La humanidad tiene uno de los mayores privilegios que puede tener un ser vivo. Tenemos capacidad de razonamiento, la posibilidad de reflexionar para superar obstáculos, gozamos de la oportunidad de cambiar nuestro destino. ¿Cuánto tiempo hace que no piensas por ti mismo?

Abrazar es gratis. Un abrazo es un momento mágico en el que se liberan energías negativas. Un abrazo sincero, a tiempo, puede tener consecuencias super positivas en el que lo recibe. Y también en el que lo da. ¿Por qué no empiezas a abrazar a la gente que te importa? Es fundamental sentir ese contacto entre las personas. Te animo a que lo pongas en práctica.

Mirar es gratis. Pero cuando hablo de mirar, me refiero a observar en detalle… Nuestros ojos tienen la capacidad de distinguir millones de colores. El mundo en sí mismo es un espectáculo. ¿Te has parado a mirar con detalle los edificios del lugar donde vives? ¿Has escrutado fijamente la naturaleza que te rodea? ¿Te has fijado en el amanecer o en la puesta de sol? ¿Conoces todos los detalles de la piel de tus seres queridos? ¿Le has sacado todo el partido a la vista? ¿O solo te limitas a pasear con la mirada perdida?

Escuchar es gratis…. Y no hablo de escuchar música (que algún obtuso dirá que eso cuesta dinero), hablo de escuchar… De analizar los sonidos del cosmos, de los animales, de lo que la gente sabia que te rodee tenga que decir, de hablar con tu entorno, con tus amigos…. De disfrutar de una buena conversación.

El amor es gratis… Y además aunque se quisiera, no habría posibilidad de comprarlo. Esa primera mirada, los besos, la piel que se eriza, el vello, el pulso acelerado, los nervios, ese calor, la humedad, los jadeos y por último el cenit… son gratis. O deberían serlo.

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Si quieres... puedes seguirme en las redes sociales